Máscara en movimiento - museo de la mascara

Danza de la Culebra (Tlaxcala)

Danza de la Culebra (Tlaxcala)
Los viejos de Papalotla y Tepeyanco, Tlaxcala, hablando de la danza de la culebra, cuentan una misteriosa leyenda. "Que trata de la existencia de una hermosa doncella, con todos los encantos de una mujer, pero con un perverso y cruel corazón que se complacía en atormentar a los hombres que aspiraban a su amor".

Un Tlacotecalot (divinidad), quiso librar el pueblo de su hechizo y la hizo desaparecer convirtiéndola en culebra, la chirrionera, reptil que conservó el perverso corazón de la dama.

La chirrionera continuó atormentando a los habitantes, principalmente a los jóvenes. Para aplacar la ira de la bella convertida en serpiente y alejar a los malos espíritus, los mancebos idearon una danza en la que imitan el golpe de la culebra, sobre su cuerpo, utilizando unos chicotes.

A la llegada de los españoles bajo su influencia y por su tendencia a la imitación, los indígenas modificaron sus trajes hasta el estado en que los conocemos actualmente.

Las máscaras de esta danza tienen la facultad de mover los ojos o la mandíbula y un tocado con plumas que nos remonta a la usanza ancestral de los pueblos de México.